MEGUSTAELVINO.ES - D.O. ESPAÑA - D.O. ALICANTE - extra1
D.O. ALICANTE
Bodegas

D.O. ALICANTE

ESPECIAL: EL CULTIVO DE LA VID


Extra 1

El viticultor, heredero de las tradiciones y sabiduría popular prodiga a lo largo del año múltiples cuidados a la viña, permitiendo que la cepa se desarrolle plenamente para dar un vino que a la vez refleje el carácter varietal y la naturaleza del terruño.

Los viñedos que integran la denominación deben figurar en los registros del Consejo con el nombre del propietario, término municipal, paraje, superficie, variedad, año de plantación y número de cepas.

Todos los aspectos relacionados con el cultivo de la vid están contemplados por el Reglamento de la Denominación, o por las normas emanadas desde el Consejo. El incumplimiento por parte de los viticultores de estas medidas relacionadas con las prácticas de cultivo del viñedo puede conllevar la pérdida del derecho al amparo por la Denominación de Origen de la producción obtenida.

La densidad máxima de plantación establecida es de 2.000 cepas por hectárea para la formación en vaso y de 3.000 cepas por hectárea para la formación en espaldera.

Los sistemas de poda también afectan al rendimiento y calidad de la uva, por lo que, en caso de utilizar el tradicional sistema en vaso solo se autoriza una carga máxima de 15 yemas por cepa. Si la poda es en espaldera la carga máxima será de 18 yemas por cepa.

El Reglamento establece igualmente los límites de producción máximos autorizados por hectárea. Para las variedades tintas este límite es de 7.500 kgs. por hectárea y para las variedades blancas de 9.000 kgs. por hectárea.

Las prácticas de cultivo deben tender con carácter general a optimizar la calidad de las producciones, motivo por el cual el Consejo Regulador adopta cada campaña las medidas oportunas, en particular la regulación del riego en función de las condiciones ecológicas.