CHÂTEAU MARGAUX

Página inicio de Château Margaux

CHÂTEAU MARGAUX VOLVIO A MANOS FRANCESAS

Hay varios hitos en la historia del muy renombrado Premier Cru Classé, Château Margaux. Desde los anecdóticos cuentos que nombran entre sus fanáticos al rey Ricardo Corazón de León, que lo bebía diariamente en tiempos de cruzadas; hasta la debacle financiera en que se sumió durante la segunda mitad del siglo pasado.

El pasado 10 de marzo también quedará escrito en los anales de esta propiedad vinícola, única representante de Margaux en el grupo de los premier cru classé. Corinne Mentzelopoulos, actual gerente de la bodega y dueña del 25% de la propiedad, le compró al grupo Agnelli de Italia (los dueños de Fiat) el 75% que estaba en sus manos, convirtiéndose en la única dueña de Château Margaux y dejando en manos franceses su dominio, que ya les había pertenecido totalmente en 1977.

En un escueto comunicado las partes informaron de este trascendental acuerdo. "El grupo Agnelli adquiere de la señora Mentzelopoulos su participación del 9,6% en el capital de Exor Group, mientras que ella adquiere de Exor Group sun participación del 75% en el capital de la empresa civil agrícola Château Margaux".

El monto de la transacción se ha mantenido en secreto, aunque analistas bordeleses han estimado que el valor de esta propiedad está entre US$329 y US$439 millones (300 - 400 millones de Euros). "Estoy feliz y orgullosa por mi familia y por mi. Profesionalmente hablando es un día muy alegre en mi vida", diría Mentzelopoulos.

Desde que muriera el patriarca del grupo italiano, Gianni Agnelli en enero pasado los rumores sobre los problemas de liquidez de la empresa no se hicieron esperar: necesitaban dinero en efectivo para relanzar su marca automovilística, y no encontraron nada mejor que desprenderse de este negocio vitícola que cuenta con un prestigio que le permite tener en venta hoy su cosecha 2000 a US$425 la botella y para algunos coleccionistas con suerte, ejemplares de su mítica cosecha 1945 a más de US$2.000 la botella.



El peso de un terroir

A los 49 años Corinne Mentzelopoulos toma el control de la bodega que heredara de su padre, André Mentzelopoulos en 1980. Desde ese tiempo tomó las riendas de la dirección, y diez años más tarde decidiría vender el 75% de la propiedad al grupo Agnelli aunque sin abandonar el manejo y la producción de vinos.



Château Margaux es una propiedad que data del siglo XII y que hoy cuenta con 260 hectáreas, de la cuales 85 hectáreas son viñedos y un 75% de este es Cabernet Sauvigonon. La selección es tan estricta que han llegado a usar sólo el 50% de algunas cosechas con el fin de conseguir vinos de una hermosa estructuira, encanto y suavidad, según dicen los degustadores que lo han probado.

En el siglo XII nacería lo que hoy conocemos como Château Margaux, pero que en ese tiempo era conocido como "La Mothe de Margaux". Pasarían cuatro siglos para que la familia Lestonacc reestructurara la propiedad y le diera más importancia al cultivo de la vid que a los cereales.

En 1810 se construiría su castillo señorial cuando estaba en manos del Marqués de la Colonilla, quien pidió al muy famoso arquitecto Louis Combes hacerse cargo del proyecto. Otro hito, con importancia mundial, ocurriría en 1855 cuando Napoleón III organizó la Segunda Gran Exhibición de de Vinos, en París con la participación de numerosas bodegas del Médoc. El jerarca deseaba que se clasificaran estos vinos, por lo cual se realizó una degustación a ciegas y sólo cuatro viñedos fueron rankeados como Premier Cru Classé: Château Lafite-Rothschild (Pauillac), Château Latour (Pauillac), Château Margaux (Margaux) y Château Haut-Brion (Pessac-Léognan). Dos detalles: el único que obtuvo 20 puntos de 20 fue Margaux y en 1973 el único cambio que ha sufrido esta clasificación centaria fue el ingreso de Château Mouton-Rothschild.

Desde el siglo XVIII la fama de esta propiedad subió como espuma. Desde el Primer Ministro inglés, sir Robert Walpole que compraba cuatro cajas cada tres meses sin nunca pagar un peso, hasta el que fuera presidente de Estados Unidos, Thomas Jefferson quien declaró abiertamente que "el mejor vino de Burdeos venía de Margaux" han sido algunos de sus devotos seguidores.

El siglo XIX tuvo importantes cosechas y un par de nuevos dueños, hasta que en 1977 lo adquiere André Mentzelopoulos, provocando el espanto en Burdeos con comentarios del tipo "un griego en Médoc" (léase en versión dramática). Este empresario casado con francesa daría vuelta serios problemas financieros y de venta con que lo habían dejado sus anteriores propietarios. Volvió a invertir cuando nadie se lo recomendaba, recuperó mercado y se preocupó del manejo en el viñedo dejándolo en manos del enólogo, Emile Peynaud.

No podemos olvidar en esta historia a Paul Pontallier. Uno de los socios de la viña chilena Aquitania, es su director general y trabaja allí desde 1983. Las decisiones de Corinne son manejadas por este enólogo francés.

Hoy Margaux vive una nueva etapa. Es muy probable que escribasmos nuevos capítulos con su historia. Se lo merece.